Archivos Mensuales: octubre 2015

De orgullo joven se cobija La Viste

La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.
Che

Creo que no hace falta convencer a nadie de lo obvio: los jóvenes siempre han encabezado las grandes epopeyas de la nación. Quizás por ese motivo, los habitantes de la comunidad La Viste –ubicada en Vázquez, Puerto Padre- han colocado en manos lozanas el futuro de aquel pedazo de tierra. Y no se equivocan quienes peinan canas al trasmitir las experiencias a las nuevas generaciones.

Allí brotan las esperanzas con cada amanecer y los sueños se convierten en realidades; no como resultado de la magia o de regalos divinos, sino gracias al sudor de los pobladores que día a día se levantan dispuestos a construir el mañana. En esa gran obra, la juventud ha tomado el timón y con ese entusiasmo que los caracteriza tratan de impulsarla e incorporar la mayor cantidad de vecinos.

Eso bien lo sabe, el joven Yurisbel Cruz, “Es un orgullo que la población haya depositado toda la confianza en mí para representarlos en el barrio y en otras instancias”, confiesa emocionado.

“En esta comunidad –agrega- participamos de forma activa en las actividades convocadas. Por eso estimulamos a todos los que de una u otra forma cooperan con el barrio”.

SI LA VISTE… NO TE RESISTAS A LLEGAR

Apostada a un lado de la carretera de Las Tunas- Puerto Padre, La Viste abre sus puertas a los visitantes y los envuelve en un cálido abrazo. Los habitantes conocen su historia y tal vez por esa razón se respira el amor que profesan por esa patria chica.

Según cuentan los más añejos, la comunidad nace en la década del 50 del pasado siglo. En ese entonces, las tierras –propiedad del santiaguero Pedro Laviste- estaban cubiertas de áreas forestales y se desarrollaba la cría de ganado mayor. Del apellido del propietario se deriva el nombre de la geografía del lugar, al cual poco a poco llegaron las familias de los trabajadores y otros.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Sin cargos en la conciencia

images3Beatriz reconoció una erupción inusual en la piel y un escalofrío inundó cada partícula del cuerpo. Sintió una fuerza sobrenatural que la ataba a la cama. Intentó incorporarse y fue entonces, que su cabeza comenzó a estallar en mil pedazos. Parecía que la calentura iba a romper el termómetro; ni uno solo de sus huesos le respondía y tuvo la sensación de no querer abrir los ojos. En medio de la angustia quiso buscar explicaciones, pero no encontró respuestas. Lee el resto de esta entrada

El rostro de la vejez

El paso del tiempo marcó su rostro con una expresión fruncida de cansancio, la textura de su piel mucho discrepaba de la de aquella joven veinteañera que solía disfrutar de los bailes de sociedad en el antiguo Eliseo. Su caminar, aunque siempre fue pausado, también revelaba el agotamiento de su cuerpo; sus ojos, ¡ah sus ojos!, perdieron el brillo natural y poco quedó de aquella mirada imponente y soberbia, en su lugar, una azulada ternura. Lee el resto de esta entrada

Una casa de familia

IMG_1589A veces, sentado en el viejo sillón, cierra los ojos y viaja al pasado. Abraza sus recuerdos para no dejar escapar ni un solo instante vivido y se pierde en la inocencia de aquel primer beso. No sabe si fue simple coincidencia o si ya estaba escrito en su destino, pero está ahí, en el mismo sitio de hace unas cuantas décadas atrás. Las mismas paredes que un día ayudó a forjar son hoy el mejor refugio de su vejez. Lee el resto de esta entrada