Una casa de familia

IMG_1589A veces, sentado en el viejo sillón, cierra los ojos y viaja al pasado. Abraza sus recuerdos para no dejar escapar ni un solo instante vivido y se pierde en la inocencia de aquel primer beso. No sabe si fue simple coincidencia o si ya estaba escrito en su destino, pero está ahí, en el mismo sitio de hace unas cuantas décadas atrás. Las mismas paredes que un día ayudó a forjar son hoy el mejor refugio de su vejez.

“Tenía unos 25 años cuando vine de manera voluntaria a colaborar con la construcción de esta casa de abuelos, relata Pedro Astón Pérez. Aquí me hice un poco de albañil; aún recuerdo las horas de trabajo y el amor que entregábamos para hacer realidad esta obra”

Una sonrisa asoma a su rostro y en cada palabra deja entrever el vigor de sus años mozos. “Cuando uno es joven –dice- no piensa que se pondrá viejo, yo veía a un anciano por la calle y pensaba que nunca iba a llegar a esa edad. En aquel entonces no podía imaginar que iba estar en el lugar que ayudé a construir con mis propias manos para otros abuelos”.

La casa de abuelos “28 de septiembre” de esta ciudad con 26 años de creada, nació para rehabilitar integralmente a las personas de la tercera edad y forma parte de otras ocho existente en la provincia. En un horario de 7:30 de la mañana a 5:30 de la tarde brinda una excelente atención desde el punto de vista psíquico, físico y social a los ancianos carentes de amparo filial o de familiares que no puedan atenderlos durante el día.

“Me siento útil y se me van las horas. En mi hogar, después de jubilado, me la pasaba sentado o haciendo uno que otro mandadito. Aquí participo en actividades deportivas, científicas, culturales, comparto vivencias y he conocido una nueva familia”, cuenta Aston.

“Tenemos un consejo, integrado por varias comisiones que vela por nuestros intereses y necesidades, y trabaja de conjunto con la dirección del centro y nuestras familias para velar por el bienestar de quienes aquí asistimos.

El paso del tiempo desgastó la anatomía de Pedro y de muchos otros longevos, pero no extingue sus deseos de vivir; se les ve andar feliz y compartir sus experiencias en este centro, donde encuentran la paz y las fuerzas para afrontar esta etapa de vida, igual de hermosa a las precedentes, con mucho que mostrar y enseñar a las futuras generaciones

Anuncios

Publicado el octubre 19, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: