Para que el verano premie con alegrías

imagesUna vez más, el verano entra en casa a contagiar de alegrías a niños, jóvenes y adultos. Para quienes permanecen imbuidos en la faena diaria, estos meses son sinónimo de un merecido descanso, la oportunidad que abrazan las familias de disfrutar de playas, ríos, piscinas, y otros atractivos.  

Muchas sorpresas aguardan en el período estival, por ello es preciso extremar las medidas preventivas y no convertir las sonrisas en lágrimas. El incremento de los accidentes de tránsito, ahogamientos, mayor incidencia de las enfermedades trasmisibles figuran entre las principales consecuencias de las inadecuadas conductas.

Por estos días, es común el traslado de personas de una ciudad a otra en el afán de reencontrarse con los familiares y amigos. En medio de la fiesta y el gozo, no pocos viajeros descuidan las elementales reglas de precaución. Las bebidas alcohólicas se convierten en un enemigo potencial y su consumo por parte de algunos conductores no solo compromete la propia vida, sino la de los pasajeros.

Durante esta etapa veraniega hay que prestar especial atención a los adolescentes, quienes -dada su inexperiencia- asumen posturas peligrosas. Muchos intentan demostrar sus habilidades en natación o en la pesca seguros que nada va a sucederles. Sin embargo, la experiencia demuestra que en estos meses, los ahogamientos suelen tener mayor incidencia a causa de las constantes indisciplinas de los bañistas.

Los padres deben seguirlos muy de cerca para no lamentar las terribles consecuencias de la irresponsabilidad; ellos aún necesitan la mirada previsora  del adulto. No deben descuidarse tampoco las salidas de los hijos, pues quizás, en la búsqueda de la aceptación por parte del grupo, encuentren oportunidad para iniciarse en las adicciones.

No menos importante resulta hablar sobre las relaciones sexuales para que esa primera vez sea un momento placentero y no una experiencia traumática; ello solo puede lograrse con amor y responsabilidad. Los progenitores tienen la obligación de insistir en la protección, no sea que cualquier día de este ardiente verano, su hijo o hija contraiga una enfermedad de trasmisión sexual o deba asumir un embarazo no deseado.

Otro de los peligros potenciales en las vacaciones es el incremento de las enfermedades diarreicas agudas. El personal médico aconseja lavar las manos antes de preparar, servir o comer alimentos, después de ir al baño o de cambiar pañales… higienizar las frutas y verduras que se consumen crudas y beber agua potable, previamente hervida con hipoclorito de sodio.

Todas estas precauciones garantizan que las familias disfruten de un verano con salud a la altura de lo que merecen los tuneros, después de varios meses de intensa faena. En las manos de todos está hacer de estas vacaciones una temporada placentera, que forme parte un buen recuerdo perpetuado tras el clic de una cámara fotográfica.

 

 

Anuncios

Publicado el junio 29, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: