El peligro de flirtear

images sd¿Qué es el flirteo? Un diccionario lo define como el comportamiento “frívolamente insinuante o sexualmente atrayente”. Por su parte el Larousse lo califica como el “juego o coqueteo intrascendente.” La variedad de significados e interpretaciones coinciden en describirlo como una manifestación de interés romántico sin intenciones de establecer una relación formal. Veamos dos ejemplos.

Él llega junto a su esposa a una fiesta. Después de recorrer con discreción  cada “ejemplar femenino” posa su interés en la joven de vestido rojo al fondo del salón. Aunque no tiene mayores intenciones le parece atractivo intercambiar miradas; y no piensa en el daño que causa a su mujer.

imagesOtro caso. Ella es casada, pero aprovecha la jornada laboral para coquetear con su compañero de oficina. Le aceptó una flor; un verso y hasta chatean, aún cuando están a pocos pasos de distancia, para que nadie descubra “el inocente juego”. Cada mañana se arregla con la ilusión de recibir un nuevo halago; el  supuesto amigo detalla el color de su lápiz labial, el peinado, el vestido ceñido al cuerpo…

Este juego amoroso es más peligroso de lo que aparenta. Aquello que comienza con miradas seductoras, gestos y poses puede conllevar a la infidelidad o a crear falsas esperanzas en la otra persona. ¿Podría usted caminar sobre las brasas sin quemarse? Por supuesto que no, el riesgo es inminente; así mismo ocurre con quienes flirtean.

Al ceder o iniciar esa práctica, los casados pueden  involucrarse en una relación afectiva con amargas consecuencias para su vida. Aunque la mayoría no sobrepasa los intercambios seductores, es otra manera de ser infieles e irrespetuosos con la pareja. Reza un viejo proverbio: trata a los demás como quieres ser tratado. Entonces vale preguntarse: ¿Cómo me sentiría si mi pareja coqueteara con otras personas?

Para los solteros (as) no tiene nada de malo demostrar interés romántico antes de iniciar un noviazgo. Pero, ¡cuidado! Quienes actúan por simple diversión, deben considerar las heridas emocionales. Es posible que alguien se tome las insinuaciones más en serio que quien las hace. Por más que ambos afirmen que no existe interés serio; ninguno puede estar seguro de lo que cada uno de ellos siente en realidad.

Existe además, el riesgo de involucrarse en una relación sexual fortuita y sus posibles consecuencias como las enfermedades y embarazos no deseados. Los jóvenes están más expuestos a estos encuentros casuales e “inofensivos” cuyas marcas suelen ser dolorosas. La familia, como máxima institución responsable de la educación de los hijos, debe inculcar el respeto desde las primeras edades.  Aunque en este mundo todo es cambiante; existen valores y normas de convivencia que no pasan de moda.

El flirteo también pone a muchos (as) en tela de juicio y más sí se está comprometido. Aunque existen criterios que califican esta práctica de normal y hasta de necesaria; la realidad revela su lado oscuro. No minimice el riesgo de caer en la trampa del coqueteo; porque como dice un sabio consejero no hay nada más traicionero que el corazón.image3

 

Anuncios

Publicado el agosto 30, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: