El abrazo que impulsó a Lídice

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl llanto se traga de a poco su voz. La muerte de Fidel lacera; estruja, fragmenta el corazón. Mira al alrededor y descubre un auditorio enjugando lágrimas. Algo muy dentro, la impulsa a seguir; y lo consigue. Sus relatos traen de vuelta al líder; se siente allí, más vivo que nunca. Quienes la escuchan agradecen el gesto.

“Me hubiese gustado compartir este testimonio en otras circunstancias, hoy lo hago con orgullo, pero también con inmenso dolor”, expresa Lídice Leyva Marrero, funcionaria de Promoción y Educación para la Salud.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Tuve el privilegio de conocerlo en el 2003 antes de viajar a Venezuela para prestar colaboración médica. Se reunió con nosotros alrededor de tres horas; él se sentía orgulloso de su ejército de batas blancas.

Después en otro salón donde tuvimos la oportunidad de conversar con más cercanía y le dije: Comandante yo dejo a mi hija de cuatro años y eso me tiene muy deprimida, pero con un abrazo y un beso suyo estoy segura que podré enfrentarlo de otra manera. Fidel me cogió por el brazo y me dio un beso y un abrazo, que los llevaré por siempre.”, recuerda con emoción.

Y a Lídice, la suerte le acompaña. La oportunidad que tantos cubanos deseábamos, tocó dos veces a su puerta. Ella es, sencillamente, una mujer privilegiada. “La segunda vez que lo vi fue antes de partir hacia Pakistán. Yo iba bajando una escalinata junto a un grupo de profesionales de la salud, como soy pequeña mis pasos eran cortos y el guardaespaldas me empujaba. Él se percató y me dijo: venga para acá conmigo para que no la empujen más.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A la obra revolucionaria, echa a manos de Fidel, esta mujer debe algo más que su formación como médico, su vida. “Nací ocho años después del triunfo de 1959 en una familia humilde. Mi deuda va más allá de haberme hecho médico, llegué de mi misión en Venezuela con una enfermedad oncohematolológica, y el tratamiento de un mes vale 2000 dólares. En otro país me hubiese muerto porque no puedo pagarlo; sin embargo en Cuba es gratis. Estaré eternamente agradecida a esta Revolución y a nuestro líder.”

 

Anuncios

Publicado el diciembre 1, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: