Aparatos tecnológicos útiles, pero peligrosos

Oswel perdió el interés de practicar deportes con los niños del barrio. Los juguetes fueron a parar a la vieja caja en el cuarto del fondo; ni siquiera presta atención al carro rojo que lo hizo estallar de alegría en el último cumpleaños.  Solo tiene unos pocos amigos para compartir las hazañas de los videos juegos. Ya imitó a varios de estos personajes y diseñó estrategias de ataque para vencer a los contrincantes.

En las noches sueña con disparos y se le ve distraído en clases. Así trascurren sus días desde que la tía le obsequió aquel equipito porque “al fin y al cabo el pequeño necesita distracción”. Los progenitores no ven nada extraño en su comportamiento, al contrario, lo aplauden cada vez que avanza a un nuevo nivel; para ellos tiene una inteligencia superior. No por gusto varios expertos describen el fenómeno como el peligro de “niños enganchados y padres desconectados”.

A Yessica, una joven de 16 años, también le atraen los avances tecnológicos. Ella prefiere las redes sociales. Cada vez que encuentra la oportunidad se conecta desde el celular y ya ha alcanzado popularidad entre los chicos. Busca la mejor pose erótica para atraer comentarios que alimentan su ego. 

No siente culpa alguna y menos vergüenza. Confiesa que casi todas en su grupo lo hacen, solo unas pocas permanecen al margen, y es porque no tienen la posibilidad.

Hace ya algún tiempo, la familia solo tenía que preocuparse de que los hijos no consumieran demasiada televisión. Ahora ante el bombardeo tecnológico, las personas están expuestas a una gran cantidad de estímulos auditivos y visuales. En consecuencia, cada vez más se dificulta supervisar, educar y disciplinar a los más jóvenes.

Indudablemente es muy útil saber usar una computadora, el celular y otros aparatos. Los beneficios son indiscutibles, pero también ocultan un lado oscuro; pudiera decirse que resultan una bendición o una maldición en dependencia de cómo y para qué se usen.

Algunos infantes permanecen completamente absortos en los videojuegos, Internet… Los adultos deben ayudarlos a adquirir otros intereses para que  utilicen estos instrumentos a su favor y no en contra. En las primeras hay que fortalecer el vínculo afectivo a través de la lectura y el juego físico sin que medien estos artefactos.

Actualmente los teléfonos móviles hacen factible hablar desde cualquier sitio y localizar a las personas. Sin embargo, reducen las habilidades de comunicación e interacción social. El diálogo se torna más frío, distante y es sustituido por el mensaje textual.

Según varios estudios quienes permanecen durante horas frente a una pantalla corren el riesgo de desarrollar diferentes afecciones a causa de la inactividad física, además de padecer trastornos del sueño. El empleo de auriculares y reproductores de música a un alto volumen puede ocasionar un severo deterioro auditivo.

Otro de los peligros está relacionado con el caudal de informaciones que navega en el ciberespacio. Hace unos años, los trabajos escolares requerían de un mayor esfuerzo mental por parte del alumno. Hoy, resulta muy normal cortar y pegar los datos, en ocasiones sin verificar su veracidad. Así, los estudiantes pierden la capacidad de razonar y exponer criterios.

Si bien en nuestro país, la situación no alcanza la misma magnitud que en otras partes del planeta donde estas herramientas controla la existencia de muchos, el fenómeno nos pisa los talones. Toca entonces, tomar partido en el asunto desde el hogar y la escuela para evitar las consecuencias futuras.

Cierto es que la tecnología nos ahorran tiempo, pero, ¡cuidado!, quien la utiliza de manera desproporcionada puede verse inmerso en un mundo irreal de amistades y relaciones falsas. Lo más sensato es conocer bien a los amigos y no compartir cuestiones personales con aquellos virtuales que muchas veces suelen ser lobos disfrazados de corderos.

Una actividad bien escogida no solo proporciona sana diversión, sino que contribuye a desarrollar paciencia, autodominio, creatividad y otras cualidades esenciales para la vida, en la que los conflictos diarios no se solucionan con un simple clic. 

.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el abril 5, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: