Un servicio que consolida su experiencia

El desgaste es evidente, pero sonríe. Afuera hay un mundo que lo espera y eso de darse por vencido no figura en sus pensamientos. Permanece en la cama para recuperar las energías mientras reconoce en los rostros de quienes lo asisten, a su propia familia.

Su existencia depende –desde hace más de 15 años- de una máquina de hemodiálisis en la sala de Nefrología del hospital Ernesto Guevara de la Serna, y recibir amor resulta un bálsamo para el alma, y también para el cuerpo.

“El camino ha sido largo y lleno de adversidades, aún así me aferro a la vida. Soy hipertenso y parece que sin percibirlo me dio un paro renal. Al llegar aquí me tuvieron que conectar de inmediato al equipo.  Acababa de salir del servicio militar; tan solo tenía 21 años y ya tengo 49”, dice.

La insuficiencia renal crónica cambió de golpe los proyectos de Yoel, justo en la efervescencia de la juventud. Al recordar aquellos instantes, sus ojos reflejan dolor, sin embargo es fuerte y siente orgullo de sus logros. “Fue realmente difícil aceptar la realidad y la idea de estar “atado”  a la máquina, pero no hay otra opción y me tocó seguir adelante”, confiesa.

“Tiempo después recibí un trasplante y me duró solo dos años, ahora estoy en la lista. Tengo una familia muy bonita y en medio de todo este proceso mi esposa y yo concebimos a nuestra hija, que ya tiene 10 años y es mi mayor tesoro. Yo la llevo a la escuela y a veces la busco también, monto bicicleta y mis días transcurren de manera normal, siempre manteniendo la dieta y los cuidados que indica el médico.”

Muy cerca, Ramiro Gutiérrez, se encuentra conectado al riñón artificial, pues todavía no culmina la sesión de tratamiento. Hace cinco años se vio obligado a adaptar sus rutinas a la nueva condición de salud. Reside en el poblado rural Macagua 10 y tres veces a la semana se traslada hasta esta unidad.

“Desde los 15 años soy hipertenso y me detectaron el problema en grado dos, pero no hice caso a la doctora. Cuando regresé ya estaba en grado cinco y era inevitable realizar este proceder. Al inicio pensé que no iba a aguantar porque estaba en muy mal estado. Después todo mejoró y estoy aquí.

“Recibo una ayuda social y la familia siempre me acompaña. Recomiendo a los afectados que asuman el diagnóstico sin miedos, y a quienes hoy están sanos que cuiden ese órgano para evitar esta situación”. Es el consejo de un hombre que aprendió a vivir con la enfermedad, pero bien sabe los cambios que implica padecerla.

UN SERVICIO QUE GANA EXPERIENCIA

La insuficiencia renal crónica (IRC), considerada una epidemia mundial, provoca que los riñones pierdan la capacidad de eliminar los desechos y equilibrar los fluidos. Aquí unos mil 770 tuneros la padecen y la mayor incidencia se reporta en los municipios de Puerto Padre, Majibacoa y Las Tunas.

A decir del doctor José Luis Rodríguez López,  actualmente la Nefrología de esta provincia destaca a escala nacional. “Hoy contamos con varios especialistas y 15 residentes en formación, además de tres unidades en las que se dializan más de 120 pacientes; la de más reciente apertura es la de Amancio que beneficia a los habitantes en el sur del territorio.

“La esencia de nuestra especialidad radica en mantener el funcionamiento y a plena capacidad el Programa Nacional  de Diálisis y Trasplante Renal. Incluye la prevención desde la atención primaria de salud (APS) y los nefrólogos ofrecen consultas a los afectados hasta el estadio tres en los policlínicos”.

Quienes se encuentran en la fase cuatro del padecimiento (prediálisis) reciben una intervención más específica en el “Guevara”. En esta etapa puede hacerse un trasplante sin necesidad de llegar a un proceder depurador.

“El servicio de diálisis –explica el galeno- se divide en hemodiálisis y diálisis peritoneal; este último se aplica a los pacientes que no necesitan del riñón artificial, sino del peritoneo en la cavidad abdominal para el procedimiento, y resulta más complejo”.

La sala en el Hospital Provincial consta de una parte clínica dedicada a los ingresos y otra para la realización de la hemodiálisis que comprende además, la asistencia a las edades pediátricas.

Hasta aquí llegan tuneros provenientes de la cabecera provincial, Manatí, Jobabo y Majibacoa tres veces por semana, teniendo en cuenta que al no producirse orina por el riñón, en 48 horas el organismo retiene tóxicos mortales para la salud.

La diálisis figura entre las tecnologías de primer mundo y su costo es elevado. “Los precios en los diferentes continentes oscilan entre los 150 y 200 dólares y en nuestro país son gratuitas las 300 veces que al año se conecta una persona al equipo. Aquí tenemos 18 riñones artificiales, cuyo valor aproximado es de 25 mil dólares y el sistema de tratamiento de agua ronda los 17 mil dólares”, apunta.

Según el especialista cuando los afectados se encuentran incluidos en el programa y son avalados por los estudios se convierten en candidatos a recibir un trasplante de órgano. La intervención quirúrgica se efectúa en el hospital clínico quirúrgico Holguín.

La donación de órganos prolonga y salva la existencia de muchas personas. Es una decisión altruista en la que solo media el deseo de ayudar a otros seres humanos. En los últimos tiempos toma fuerza la variante del donante vivo emparentado.

COSTOS EMOCIONALES

El tratamiento de hemodiálisis supone algo más que tolerar una máquina. Requiere además, acostumbrarse a nuevas rutinas, alejarse de actividades que antes resultaban tan vitales como el trabajo, renunciar a realizar viajes largos…y esos cambios, de cierta manera,  también valen para los más allegados.

Si bien la repercusión psicológica varía en dependencia del individuo, la totalidad necesita el apoyo de la familia y del personal de la institución. “Estrechamos lazos afectivos con el paciente; a muchos los tratamos durante años. Cuando alguno llega a cuerpo de guardia, de inmediato busca localizar a su médico, aunque en ese momento las dolencias sean otras; y eso muestra confianza en nuestra labor”,  afirma la doctora  Yurisleydis Rodríguez Álvarez.

También crean gran afinidad con los enfermeros que son responsables de permanecer junto a ellos. Eso bien lo sabe la enferma Lucía Álvarez Surí que acumula 35 años dedicados a este servicio.

“La patología es irreversible, pero me satisface ayudarlos y a quienes no tienen la posibilidad de un trasplante, ofrecerles un tratamiento justo, que permita una mayor supervivencia. Además de la labor del psicólogo que integra el equipo multidisciplinario, de alguna manera, todos contribuimos a mejorar el estado emocional del enfermo”.

PROTEGER LOS FILTROS DEL CUERPO HUMANO

La doctora Soraida Caridad González Milán, responsable docente del servicio en el “Guevara”, explica que la APS es determinante en la prevención de IRC. “Allí, el personal es el encargado de identificar los posibles riesgos, que no solo incluyen la hipertensión y la diabetes mellitus, sino además la obesidad, alcoholismo, tabaquismo…

“Toda esta población debe ser chequeada cada tres o cuatro meses y remitirla al nefrólogo ante las sospechas de la afección y de otros daños en la estructura renal. Realmente queremos que los afectados nos lleguen en mejores condiciones para poder trabajar con ellos sin tener que entrar en un proceder depurador en primera instancia”.

Existen factores que provocan alteraciones en el funcionamiento de los riñones y no son modificables como el sexo y la edad. Sin embargo, hay otros peligros que logran transformarse con una adecuada conducta.

González explica que la Sociedad de Nefrología tiene un marcado interés en la creación de un macro proyecto para prevenir los padecimientos renales a través de la labor integrada de los sectores, instituciones y organizaciones de masas.

“Hay que saber –concluye- que podemos evitar este problema con una dieta sana, la práctica sistemática de ejercicios, consumo de agua, el control de la tensión arterial y de los niveles de azúcar en sangre… De eso se trata, de unir fuerzas para promover un estilo saludable, y estamos en ese camino”.

 

Anuncios

Publicado el abril 9, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: